La rinomodelación permite mejorar el aspecto de la nariz sin necesidad de entrar en quirófano.

Se pueden tratar un buen número de casos de forma sencilla. Se evitan todas las molestias asociadas a una rinoplastia, apenas tiene efectos secundarios y no hay que tomar grandes precauciones después del tratamiento.

Ventajas de la rinomodelación

Una de las ventajas de la rinomodelación es que consigue resultados inmediatos. El tratamiento dura unos 30 minutos y al salir de la consulta ya se percibirá el cambio, aunque durante un par de días la zona puede estar ligeramente inflamada y enrojecida. No conlleva ingreso hospitalario.

Se obtienen resultados temporales que pueden llegar a durar hasta 18 meses. Esto supone una gran ventaja respecto a la cirugía ya que sí no te gusta o no te adaptas a la nueva forma de tu nariz sabes que volverá a su antigua apariencia. Por supuesto, si quieres que los cambios permanezcan para siempre deberás hacer un mantenimiento o bien tendrás que optar por una rinoplastia.

Otro de los puntos que debes tener en cuenta es que una rinomodelación se realiza con anestesia local. El tratamiento es prácticamente indoloro, por lo que no requiere que el paciente sea sedado por completo. Es otra de las razones por las que puedes volver a tu rutina habitual al salir del centro médico.

¿Todo el mundo puede hacerse una rinomodelación?

Lo cierto es que la rinomodelación es un tratamiento adecuado para casi todo el mundo. Eso sí, no se recomienda para las personas que padecen enfermedades autoinmunes o relacionadas con el corazón. Tampoco a los pacientes de menos de 18 años, porque se considera que la nariz todavía continúa formándose.

¿Cómo se realiza la rinomodelación?

En la primera consulta el doctor realizará un examen exhaustivo de tu nariz. Después te aconsejará los cambios que se pueden realizar y te indicará los resultados que se pueden conseguir. Además, te explicará en qué consiste el tratamiento y te citarán para efectuarlo.

La rinomodelación modifica los ángulos nasales, el frontal y el labial. Lo consigue introduciendo ciertas sustancias de relleno en los puntos precisos de la nariz.

Después de la rinomodelación

Las molestias serán mínimas después de la rinomodelación, sobre todo si se toman estas precauciones:

  • No utilizar gafas durante las 48 horas posteriores.
  • No tocarse la nariz durante los siguientes días.
  • No visitar spas o saunas durante la primera semana.
  • Estar siete días sin realizar esfuerzos.

Si quieres saber más sobre la rinomodelación, solicita ahora tu cita y descubrirás cómo cambiar tu nariz sin cirugía.

Llamar sin compromiso