Cada vez son más los tratamientos que se utilizan en la medicina y la cirugía estética. Los nuevos avances permiten la continua mejora de las técnicas y de los productos que se emplean en este campo. Algunos, como la carboxiterapia, son cada vez más conocidos. Te explicamos cómo funcionan en cada caso. 

En qué consiste la carboxiterapia

El tratamiento de carboxiterapia es utilizado para promover la oxigenación celular y tonificar la piel. Para lograr este fin, se inyecta CO2 en la parte a tratar. La aguja que proporciona el gas está conectada a una máquina que genera un flujo controlado para mantener la presión. Como parte del proceso, se realiza un masaje constante para ayudar a su distribución. 

Si el objetivo es oxigenar ¿por qué no se utiliza oxígeno directamente? ¿no es contraproducente administrar lo contrario, el CO2

El oxígeno no se puede utilizar directamente porque produce quemaduras al ser infiltrado bajo la piel. Por lo tanto, esta opción queda descartada. El CO2 o dióxido de carbono, es inocuo y provoca una reacción que estimula la oxigenación. Esto se debe a que, cuando esta sustancia entra en el torrente sanguíneo, el organismo reacciona enviando grandes cantidades de oxígeno para compensar.

Pero, aunque hemos mencionado el beneficio de la oxigenación celular, hay otros. Por ejemplo, puede remodelar algunas partes del cuerpo. Esto se debe a que tiene un efecto vasodilatador que mejora la tersura de la piel y altera la grasa subcutánea, rompiendo el tejido adiposo. Esta combinación destruye las acumulaciones y facilita su combustión por medio del oxígeno. 

¿Qué usos tiene la carboxiterapia?  

Lo usos de la carboxiterapia se centran en tres campos; reducir la celulitis, mejorar la circulación sanguínea y aportar tersura a la piel. Estos efectos beneficiosos hacen que sean un tratamiento indicado para: 

  • Rejuvenecimiento facial
  • Mejorar la tersura
  • Disimular cicatrices e irregularidades de la piel
  • Reducir los efectos del acné
  • Eliminar ojeras violáceas 
  • Tratar la celulitis

¿Cómo realizar un tratamiento de carboxiterapia?

Los tratamientos de carboxiterapia requieren de varias sesiones. Lo habitual es recibir de 5 a 10, en periodos de dos a la semana. Sin embargo, puede que sean necesarias más o menos, dependiendo de la zona a tratar y de los resultados que se deseen. 

En Clínica Manzanares somos expertos en tratamientos médicos estéticos. Disponemos de un equipo profesional preparado para ofrecer una amplia gama de servicios a los clientes. Estaremos encantados de darte asesoramiento y ayudarte a encontrar el más adecuado para ti. 

  • Buen trato y muy profesional la doctora. La mejor clínica de la zona en su ámbito y precios muy competentes. Volvería y lo recomendaría sin duda
  • Algún día me haré de todo aquí...cuando tenga dinero
  • Me hice una rinomodelacion. Y aumento de labios y quedé encantada.
WhatsApp chat
Llámanos sin compromiso