La mentoplastia es la operación de mentón que consiste en cambiar su forma para lograr una mejor simetría o proporcionalidad en los rasgos faciales del paciente y armonizar su rostro.

Hay distintos tipos de mentoplastia según la necesidad del paciente. A continuación, vemos las más comunes.

Tipos de mentoplasita

La mentoplastia varía según la necesidad concreta de cada paciente y la forma de su mentón. Esta operación de barbilla la realizan tanto hombres como mujeres.

En general, el objetivo de someterse a una operación de mentón consiste en darle más fuerza al rostro, definiéndolo o, por el contrario, suavizar las facciones. También hay ocasiones donde la finalidad es corregir algún tipo de asimetría.

Así, podemos encontrar dos tipos de operaciones de mentón:

Mentoplastia de reducción

La operación de barbilla de reducción se practica en personas con mentones demasiado grandes o sobresalidos. Generalmente, se realiza una incisión para remodelar el hueso del mentón.

Mentoplastia de ampliación

La operación de mentón de ampliación sería el caso contrario. Se realiza para aquellas personas de mentones pequeños o retraídos. Se puede colocar una pequeña prótesis o recurrir a una osteotomía deslizante:

  • Mentoplastia con prótesis: en este tipo de operación de mentón, se inserta un implante de relleno que puede ser de silicona o incluso, con la propia grasa del paciente.
  • Osteomotía deslizante: consiste en realizar un corte en el mentón y deslizarlo hacia la posición deseada. Se utilizan placas o tornillos para su estabilización. Las ventajas es que se evita el rechazo de las prótesis y no requiere retoques a largo plazo. No obstante, el postoperatorio es mayor y más doloroso debido a la naturaleza de esta operación de barbilla.

Cuidados tras una mentoplastia

La mentoplastia, como cualquier otra operación, puede provocar ciertas inflamaciones y dolor en la zona. Lo mejor en todo caso es seguir las indicaciones del médico y cuidar la higiene para evitar posibles infecciones que compliquen la recuperación.

Las recomendaciones más habituales tras una operación de mentón son las siguientes:

  • Guardar reposo los primeros días.
  • Dieta blanda durante los primeros 4 a 6 días.
  • No fumar.
  • Evitar demasiada exposición solar.
  • Usar un enjuague antiséptico.
  • Dormir con la cabeza elevada.
  • Evitar esfuerzos y actividades pesadas.

Por supuesto, debemos eliminar de nuestra rutina cualquier tipo de actividad que pueda implicar el mínimo riesgo de sufrir algún golpe en la zona.

Te puede interesar también la mentoplastia sin cirugía usando solo materiales de relleno de forma ambulatoria, sin baja socio-laboral y con una duración de 18 a 22 meses.

En cualquier caso, lo ideal es que un especialista cirujano estudie tu caso para ofrecerte las mejores opciones. Si estás pensando en someterte a una operación de mentón, no dudes en contactar con nosotros y ponerte en las mejores manos.

  • Algún día me haré de todo aquí...cuando tenga dinero
  • Tratamientos excelentes Resultados espectaculares Trato agradabilisimo, alta profesionalidad
  • Me hice una rinomodelacion. Y aumento de labios y quedé encantada.
WhatsApp chat
Llámanos sin compromiso