¿Sabes qué se puede corregir con una otoplastia? Si nunca has oído hablar de esta intervención, te interesa conocer que es muy sencilla, pero que consigue mejorar la vida de muchas personas cada año. En las siguientes líneas conocerás en qué consiste.
¿Qué es una otoplastia?

La otoplastia es una intervención quirúrgica que se realiza para reducir el tamaño de las orejas o su posición. En este último caso, se conoce como operación de orejas de soplillo. Se puede realizar en niños y en adultos, ya que no es necesario esperar a que haya terminado el crecimiento. De hecho, la mayoría de los pacientes tienen entre 4 y 15 años. 

¿Cómo se realiza una otoplastia?

Lo primero es solicitar una cita para que se pueda analizar si es necesario la cirugía de orejas y cómo se realizará la operación. Por supuesto, es importante estudiar cuál es el estado de salud del paciente, para conocer si existe alguna enfermedad o cuestión que desaconseje la intervención o que sugiera que es mejor aplazarla. Por supuesto, es el mejor momento para resolver cualquier duda sobre el proceso. 

La operación suele durar menos de una hora y en adultos se realiza bajo anestesia local y sedación. En el caso de los niños la mejor opción es la anestesia general, para que exista un mejor control del paciente. 

La intervención en sí se realiza efectuando una incisión en la parte de atrás de la oreja si se quiere corregir la posición de soplillo. Lo habitual es que también se extirpe una parte de cartílago para conseguir mejores resultados. En el caso de que sea para reducir el tamaño, el cirujano decidirá cuál es el mejor proceso a seguir. La cicatriz quedará en la parte trasera de la oreja y no se percibirá a simple vista. 

¿Qué cuidados son necesarios después de una otoplastia?

Lo normal es que el paciente reciba el alta unas horas después de la intervención. Aunque se encontrará en buenas condiciones para volver a la rutina, lo cierto es que será necesario llevar un vendaje unos cuantos días para alcanzar los mejores resultados.

Los médicos suelen recomendar una baja algo inferior a una semana para una buena recuperación. Además, durante los primeros días se puede sentir alguna molestia en la zona, no te preocupes, porque tu médico te habrá recetado analgésicos para aliviar la situación.

Más allá de que la zona pueda estar un poco inflamada, los resultados se perciben desde el primer momento y son definitivos.

Ahora que ya sabes qué se puede conseguir con una otoplastia, solo te queda pedir tu primera cita para lograr unas orejas perfectas. 

  • Buen trato y muy profesional la doctora. La mejor clínica de la zona en su ámbito y precios muy competentes. Volvería y lo recomendaría sin duda
  • Algún día me haré de todo aquí...cuando tenga dinero
  • Me hice una rinomodelacion. Y aumento de labios y quedé encantada.
WhatsApp chat
Llámanos sin compromiso